Skip to content
100 % INFORMACIÓN PARA TU PERRO

LEBREL IRLANDÉS

Seguro de Lebrel Irlandes
Seguro de Lebrel Irlandes
Valora este artículo para mejorar la calidad de la web.

Conocido también como cazador de lobos irlandés o lobero irlandés, el Lebrel Irlandés es una raza canina criado como perro de raza y custodia de granjas y haciendas.

Seguros para perros de raza Lebrel Irlandés

El origen de esta raza se remonta a la época de los celtas, que lo utilizaban para la cacería de lobos y ciervos.

Posteriormente, los romanos los llevaron a los territorios europeos en el año 395.

Relacionado con los dogos alemanes y el lebrel escocés, estos últimos sirvieron para que el criador George A. Graham lo rescatase de la extinción en 1862, cruzándolo con los pocos especímenes que quedaban para fortalecer sus características.

Asegurar Lebrel Irlandés contra la enfermedad de Von Willebrand

Este lebrel es un perro de estatura grande, de entre 81 y 86 centímetros a la cruz, igualado al Gran danés.

El hocico es puntiagudo, las orejas pequeñas, los ojos son oscuros y almendrados y el cuello es musculoso y largo.

Su pelaje es espeso y duro, normalmente de color gris, rojo, negro, atigrado o blanco.

Su gran tamaño lo hace propenso a las displasias de cadera, aunque presenta con frecuencia cáncer en los huesos, cardiomiopatías, torsión gástrica y atrofia progresiva de la retina.

Mención aparte merece la enfermedad de Von Willebrand, una enfermedad hemorrágica poco común, que en esta raza puede aparecer.

La esperanza de vida de estos perros, como la mayoría de las especies grandes, ronda los 7 años de vida.

Seguro médico para perros Lebrel Irlandés

Perteneciente al grupo de los gigantes amables, el lebrel irlandés pertenece al grupo de los perros de inteligencia media para obediencia y trabajo, ocupando el lugar 41 de a escala de Coren.

Es muy gentil con los niños, pese a que su gran tamaño puede ser un impedimento para ellos y asustarles. No obstante, el lebrel irlandés es equilibrado, tenaz en su trabajo y muy adaptable.

Por su gran tamaño debe criarse en casa con espacio abundante, y ejercitarse de forma diaria.

Debido a las complicaciones de salud que tiende a padecer esta raza, es altamente recomendable contratar un seguro veterinario.

De esta forma, la tarea de llevarlo al veterinario no constituirá un gasto imprevisto para la familia.