Skip to content
100 % INFORMACIÓN PARA TU PERRO

BICHÓN BOLOÑÉS

SEGURO DE BICHÓN BOLOÑÉS
SEGURO DE BICHÓN BOLOÑÉS
Valora este artículo para mejorar la calidad de la web.

Este pequeño y simpático “copo de algodón” es conocido como Bichón Boloñés ya que es originario de Bolonia, Italia, entre los siglos XI o XII.
Desde el principio fue considerado como un perro de lujo por su hermoso pelaje blanco y gracias a su carácter tranquilo se convirtió en la mascota favorita de la clase alta renacentista de Italia.
También pasó a ser un obsequio muy apreciado entre la monarquía de la época. Princesas y damas de compañía los consideraban su mascota perfecta hasta que hacia finales del siglo XVIII aparecieron otras razas pequeñas como el Caniche o el Bichón Habanero.

Características del Bichón Boloñés
A pesar de su aspecto serio, el Bichón Boloñés es un excelente perro de compañía, tanto para niños como para gente mayor ya que es muy cariñoso y apegado a su dueño. Es juguetón, alegre y obediente, de verdad le gusta agradar a sus dueños y divertirse con ellos.

Es un perro pequeño cubierto de un pelaje largo, denso y rizado que no se debe cortar por lo que requiere cepillados diarios. Dentro de los cuidados especiales de esta simpática mascota se recomienda hacerlo caminar todos los días -le gusta mucho correr- y nunca debemos dejarlo solo.
Tiene las orejas largas y caídas, la cola curvada sobre la espalda y sus extremidades son cortas y musculosas. Es de color blanco aunque a veces puede presentar algunos “pelos rubios” que no son “bien vistos” si de exposiciones se trata. Sus ojos son grandes y negros y su altura varía entre los 25 y 30 cms. Puede pesar entre 3 y 5 kilogramos.

Requiere una dieta sana y equilibrada, ¿quien no?, a base de carne, pescado, arroz, pasta, verdura, queso, huevos o fruta.
Durante la primavera y el verano debemos realizarle una revisación periódica debajo de las orejas, en la zona perianal, inguinal, bajo las axilas y espacios interdigitales pues estas son las zonas más propensas a desarrollar infecciones en la piel de nuestro Bichón Boloñés.